Cerrar mapa
breadcrumbsConoce el vino »Países
 
Imprimir

 

En los últimos años ha sufrido una gran revolución vitivinícola, ha pasado de ser un país centrado en la ganadería, especialmente ovina, a producir vinos de muy alta calidad. Durante la última década su superficie vitícola se ha triplicado y su volumen de exportaciones se ha multiplicado por cinco.

La industria vitivinícola de Nueva Zelanda ha vivido una revolución en la última década. Su superficie de viñedos se ha prácticamente triplicado, el número de bodegas se ha duplicado y el volumen de exportación de vino se ha multiplicado por cinco. Actualmente, en materia vitícola, goza de una merecida reputación mundial que no tiene relación ni con su superficie de viñedos (apenas 25.000 ha) ni con la antigüedad de sus bodegas.

El sector de vinícola neozelandés esta muy atomizado. Sin embargo, Nueva Zelanda actúa de manera genérica en el mercado del vino, proporcionando una plataforma para las pequeñas bodegas.

Nueva Zelanda se extiende sobre dos islas principales: la Isla del Norte y la Isla del Sur. Está próxima al Polo Sur y cuenta con un clima frío y lluvioso. Con el término "cool climate viticulture” (viticultura de clima fresco), los vinos neozelandeses se han provisto de una personalidad fácil de recordar, lo cual ha contribuido a su popularización. En términos cualitativos, sus vinos son ya una referencia a nivel mundial. Son vivos y frutales y se caracterizan por su acidez, concentración aromática y elegancia. Destacan sus vinos blancos hechos de Sauvignon o Chardonnay y los vinos tintos elaborados con Cabernet Sauvignon y algo de Merlot, o sus excelentes Pinot Noir.

Nueva Zelanda cuenta con 10 regiones vitivinícolas tanto en la Isla del Norte, como en la Isla del Sur. Sin embargo, el 80% de la producción esta concentrada en 3 regiones principales: Marlborough (50%) en la Isla del Sur, y Hawkes Bay (21%) y Gisborne (9%), ambas de la Isla del Norte.

 

 

ISLA DEL NORTE

Su clima es más cálido que la Isla del Sur, lo que la hace más apta para el cultivo de ciertas variedades tintas, como Merlot y Cabernet Sauvignon. Aquí están dos de las principales regiones vitícolas de este país en términos productivos: Hawke’s Bay y Gisborne. Abundan los suelos fértiles, que en ocasiones pueden suponer algún problema para la producción de uva de calidad.

Aquí fue donde llegó la primera vid en 1819 procedente de Australia.

Las zonas más importantes son:

Auckland: está ubicada al noreste de la isla y es la región vitícola más antigua. Es sobre todo una zona productora de vino tinto, siendo la cabernet sauvignon su variedad principal.

Gisborne: al sureste de la Bahía de Plenty, produce alrededor del 10% de la uva neozelandesa. Posee suelos aluviales de alto rendimiento y es, básicamente, una región productora de vinos blancos.

Hawke's Bay: en la costa este de la isla del Norte, produce más del 20% de la uva neozelandesa. Ha sido una región pionera en la viticultura de este país y, siendo la región más soleada del país, es muy adecuada para el cultivo de la vid. Es considerada como la mejor zona vitícola para el cultivo de las cepas nobles de Burdeos.

Wairarapa: al sur de la isla, posee un viñedo poco extendido, pero sus tintos de pinot noir tienen fama internacional. También se elaboran vinos blancos de chardonnay, sauvignon y gewürztraminer.

 

 

ISLA DEL SUR

Es la isla más importante desde el punto vitivinícola. En 1973 despegó el cultivo de la vid cuando la gran empresa Montana wines plantó en la región de Marlborough 1600 Ha de viñedos. De toda esa superficie sólo 24 Ha eran Sauvignon blanc, el resto se dedicó al cultivo de Müller-Thurgau.

En la actualidad cuenta con 7.900 hectáreas de Sauvignon blanc, siendo la variedad mayoritaria y la que ha llevado a Nueva Zelanda al gran éxito mundial.

Las zonas vitivinícolas más importantes son:

Nelson: en la costa norte, es una región vitícola poco extensa debido al alto costo de sus terrenos. El cultivo de la vid se remonta a los años 1860-1870. Las cepas dominantes son Chardonnay y Riesling. Es similar a Marlborough, pero más fría y con menos lluvias.

Marlborough: al sureste de Nelson, es la región vitícola más extensa e importante de Nueva Zelanda, así como la más próspera. Alberga el 50% de la superficie de viñedos de Nueva Zelanda, siendo la mayor región productora.

Se encuentra resguardada de los fuertes vientos de poniente gracias a los Alpes del Sur. Además esta cordillera limita las precipitaciones y, por lo tanto, ayudan a tener días más despejados, lo que se traduce en un mayor número de horas de sol. No sólo esta cordillera protege a Marlborough, sino que el extremo de la isla Norte la protege de los ciclones otoñales. Esto, junto a los veranos cálidos, hace que favorezca la madurez de la uva, al realizarse ésta de forma lenta y prolongada.

Es una de las zonas más secas y soleadas de todo el país. Las condiciones climáticas son adecuadas para la variedades blancas: Müller-Thurgau, Sauvignon Blanc, Chardonnay y Riesling. La Cabernet Sauvignon es la principal cepa tinta.

El Chardonnay junto con algo de Pinot Noir se destina en su mayoría a la elaboración de vinos espumosos.

Canterbury: cerca de la ciudad de Christchurch, está ubicada al este de la isla. La baja pluviosidad y los largos otoños con días calurosos y noches frescas son factores favorables para el cultivo de Chardonnay y Riesling.

En esta región se elaboran exquisitos vinos con Pinot Noir.

Central Otago: más al sur, es la zona vitícola más meridional del país y la menos extensa. La estación cálida es breve, pero los otoños son secos y soleados, siendo el índice de pluviosidad el menor de toda Nueva Zelanda. Es la zona más fría de Nueva Zelanda y una de las zonas vitivinícolas más frías del mundo. En verano los días son muy largos.

Es una zona en expansión y orientada a la producción de excelentes y caros vinos de Pinot Noir.


Pare Bartomeu Pou, 29 · 07003 Palma, Mallorca · T. 971 761 932 · F 971 763 403 · Aviso Legal, Política de Privacidad y Políticas de Cookies · Protección de datos Síguenos en FacebookTwitter