ePrivacy and GPDR Cookie Consent by TermsFeed Generator

HISTÓRICO SELECCIONES

SELECCIONES ANTERIORES
Selección Septiembre 2014
Selección Septiembre 2014

BODEGAS AMÉZOLA DE LA MORA - D.O. Ca. RIOJA

  • 4 Bot. VIÑA AMÉZOLA Crianza 2010
  • 2 Bot. SEÑORÍO AMÉZOLA Reserva 2007
55,50€ IVA Incluido

BODEGAS AMÉZOLA DE LA MORA

Domingo Salustiano Manso de Zúñiga y Areyzaga (1777- 1855), VIII Conde de Hervías y Vizconde de Negueruela, ordenó en 1816 la construcción de una bodega en Torremontalbo (La Rioja), localidad que llevaba en manos de su familia desde el siglo XIII. La obra se compuso de dos partes: la bodega y los calados. La bodega, construida en piedra, se dedicó a la elaboración y crianza de los vinos. Bajo este edificio, se excavaron una serie de galerías subterráneas (calados) que se revistieron con piedra de sillería. Estas cuevas sirvieron para la crianza del vino embotellado gracias a que conservan una temperatura constante, de alrededor de 15 grados, durante todo el año. La anchura de sus arcos, que no tienen parangón en La Rioja, es prueba de nobleza ya que indica que la bodega fue pensada para elaborar y almacenar una gran cantidad de vino procedente, no solo de los viñedos de Torremontalbo, sino también del resto de las localidades de la zona de las que el Conde de Hervías era señor.

El desastre que la filoxera produjo a finales del siglo XIX en Torremontalbo motivó a los descendientes del X Conde de Hervías a buscar un nuevo modelo de negocio al que destinar sus tierras. Así, durante la primera mitad del siglo XX, se arrancaron todas las vides de la localidad para destinar estas parcelas a la plantación del cereal, la huerta y la chopera. Durante este periodo, la antigua bodega y los calados fueron utilizados como granero para almacenar las cosechas de cereal.

A lo largo de los años 70 y principios de los 80, Iñigo y Javier Amézola, hijos de Martín y Teresa, retomaron la tradición vitícola de la familia al transformar las sesenta hectáreas heredadas de cereal en viñedos.

Los viñedos están situados en torno a la bodega inspirándose así en el estilo château francés. Bodegas Amézola de la Mora sigue el modelo de autoabastecimiento de uva, y fue la pionera en la implantación de este sistema en la D.O.Ca. Rioja.

Conocedores de que el vino nace en la cepa, todos sus esfuerzos se centran en el cuidado de los viñedos y sus uvas. El disponer de 60 hectáreas de viñedos propios; y cultivarlos directamente, les permite un riguroso control de todo el proceso de campo con el deseo de obtener siempre la mayor calidad en las uvas. Las variedades cultivadas son: tempranillo, mazuelo, graciano y viura, con las que elaboran vinos de gran calidad, buena acidez e intenso color.


VIÑA AMÉZOLA Crianza 2010

Variedad uva: 85% Tempranillo, 10% Mazuelo, 5% Graciano.

Suelo: Arcillosos – calcáreos.

Fermentación: En depósitos de acero inoxidable.

Crianza: 15 meses en barrica (60% roble americano y 40% roble francés).

Características: Brillante rojizo de media capa alta. Nariz fina y elegante, notas de confitura junto a un roble bien ensamblado. Arándanos y cedro propios de un buen rioja clásico. Buena expresión frutal, con tonos de regaliz, equilibrado y persistente.

Temperatura de consumo: 16ºC.

Consumo: Ahora y en seis años.


SEÑORÍO AMÉZOLA Reserva 2007

Variedad uva: 85% Tempranillo, 10% Mazuelo, 5% Graciano.

Suelo: Arcillosos – calcáreos.

Fermentación: En depósitos de acero inoxidable.

Crianza: 22 meses en barrica (60% roble americano y 40% roble francés).

Características: Color rojo cereza con algún ligero tono teja que refleja un toque de edad. Limpio en nariz, con aromas a fruta fresca típica del tempranillo, maderas de calidad, especias, torrefactos, chocolate, trufa y regalíz. Vino sabroso y complejo con buen esqueleto, envolvente, ligeros toques balsámicos que aportan frescura y final amplio y elegante.

Temperatura de consumo: 16ºC.

Consumo: Ahora y en ocho años

 

Hazte socio